Violencia intrafamiliar en El Salvador

Por Mauricio Calderón / Abogado especialista en Violencia Intrafamiliar

De acuerdo a la Ley Contra la Violencia Intrafamiliar, constituye violencia intrafamiliar cualquier acción u omisión, directa o indirecta que cause daño, sufrimiento físico, sexual, psicológico o muerte a las personas integrantes de una familia.

¿Qué es la violencia intrafamiliar?

Se conoce como violencia intrafamiliar a toda acción u omisión cometida en el seno de la familia por uno de sus miembros, que menoscaba la vida o integridad física o psicológica de otro de los miembros de la misma familia, que causa un serio daño al desarrollo de su personalidad.

Muchas veces existen dudas si ante un caso determinado, una persona está siendo víctima o no de violencia intrafamiliar y surgen muchas preguntas al respecto, como las siguientes:

¿Quiénes son considerados familiares para efectos de la ley?

Se entienden por familiares a las relaciones entre cónyuges, ex cónyuges, convivientes, ex convivientes, ascendientes, descendientes, parientes colaterales por consanguinidad, afinidad, adopción, los sujetos a tutela o guarda, así como cualquier otra relación interpersonal que pueda generar este tipo de violencia.

¿Cuáles son los tipos de violencia intrafamiliar establecidos en la ley?

  • Violencia psicológica: Toda acción que sea realizadas para controlar o degradar a otra persona como la intimidación, manipulación, humillación, etc.
  • Violencia emocional: Toda acción que ocasione daño emocional, disminuyendo el autoestima de la mujer como la exigencia de sumisión, culpabilización, desvalorización, etc.
  • Violencia física: Toda acción que lesione la integridad de una persona por medio de golpes, empujones, etc. o dirigida a ocasionar daño o sufrimiento físico contra la mujer.
  • Violencia sexual: Toda acción que obligue a una persona a mantener contactos sexuales físicos o verbales, mediante la intimidación o manipulación o vulnerar el derecho de la mujer a decidir voluntariamente su vida sexual.
  • Violencia económica: Toda acción que afecte la supervivencia económica de la mujer.
  • Violencia feminicida: Toda acción de violencia contra la mujer por conductas misóginas que culmina en la muerte.
  • Violencia simbólica: Mensajes, íconos o signos que reproducen relaciones de desigualdad o discriminación de la mujer.
  • Violencia patrimonial: Toda acción que impida la atención adecuada de las necesidades de la familia o afectan el patrimonio de la mujer, como daños, retención de objetos o documentos, etc.

¿Qué hacer en los casos de violencia intrafamiliar?

Cualquier persona que se considere víctima de violencia intrafamiliar o tenga conocimiento de hechos que puedan constituir violencia intrafamiliar puede interponer una denuncia de forma oral o escrita ya sea ante Juzgado de Paz o de Familia, o por medio de aviso a la Policía Nacional Civil o la Procuraduría General de la República, quienes remitirán sus actuaciones al Tribunal competente.

El Juez, una vez iniciado el procedimiento deberá dictar las medidas de protección que estime pertinentes y señalar dentro del plazo de cinco días hábiles la realización de una audiencia preliminar, en la que en caso de no ser aceptados los hechos por parte de la persona denunciada, se realizará en los diez días hábiles posteriores una audiencia pública, en la que se ventilarán las pruebas que se tengan y se pronunciará sentencia teniéndose por establecidos los hechos de violencia denunciados por la víctima y ordenando medidas de protección o absolviendo de responsabilidad a la persona denunciada.

¿Qué medidas de protección se pueden solicitar en caso de violencia intrafamiliar?

Si eres víctima de violencia intrafamiliar, puedes solicitar al juez las siguientes medidas de protección:

  • La orden judicial de abstenerse de hostigar, perseguir, intimidar, amenazar o realizar otras formas de maltrato en contra de la víctima o de cualquier otra persona del grupo familiar.
  • La prohibición de ingerir bebidas alcohólicas al agresor.
  • La orden de salir inmediatamente de la casa de habitación que compartes con el agresor.
  • La prohibición de acceso del agresor a tu casa de habitación, tu lugar de trabajo o estudios, para evitar agresiones futuras.

Finalmente, cabe mencionar que la Ley Contra la Violencia Intrafamiliar es una ley preventiva, ya que reprende a los hechores para que no vuelvan a ocurrir los hechos de violencia, busca garantizar que no se repita el problema. Es una mezcla de prevención judicial con un toque terapéutico; ya que, en caso de reincidencia al haberse agotado el procedimiento establecido, la violencia intrafamiliar constituye delito.